Las acroteras griegas del Siglo XIX en el Museo de Arte Decorativo

“Arte Decorativo”… decir que es decorativo en cierto sentido es aclarar que no es arte-arte, ¿no?

El arte decorativo pasa en cierta medida a ser un arte “secundario”. Puede ser. Puede que no tenga aspiraciones concientizantes, ni revolucionarias, invocadoras, integracionales, políticas… ¿no?

Si no me creen, piensen en Henry Van de Velde; pintor divisionista Holandés que fue llamado para iniciar la Grand-Ducal School of Arts and Crafts en Weimar (predecesora de la Bauhausschool); o a Walter Gropius, quien dirigió la Bauhaus luego de la primera Guerra Mundial. ¡Pregúntenle si el arte decorativo no era arte a los antiguos egipcios!  Y por último, a ustedes mismos: ¿Qué ponen en su casa para que los acompañe y rodee todos los días? Si, claro, el arte decorativo es un arte “menor”…

Llegué al Museo de Arte Decorativo esperando ver la muestra de cerámica sueca de los ’50. Pensé que cerraba mañana porque la habían estirado (a mi entender) un mes más. Otra vez, mis cuelgues me jugaron una mala pasada: ya no estaba. En su lugar, estaba la muestra de acroteras griegas del siglo XIX.

¡¿Qué (insertar adjetivo DEScalificativo favorito) es una acrotera?!

Pero me mandé igual: ya estaba ahí y hoy era día de pase libre (igual, la entrada no es cara, vayan).

acrotera.

(Delfr.acrotère).

1. f. Arq. Cada uno de los pedestales que sirven de remate en los frontones, y sobre los cuales suelen colocarse estatuas, macetones u otros adornos.

2. f. Arq. Remate adornado de los ángulos de los frontones, y, por ext., cruz que remata en muchas iglesias el piñón o la bóveda del crucero.

Acroteras en tejado

Allí estaban; exquisitamente expuestas en la sala del subsuelo (que está renovada, no me había enterado): Palmetas, dioses, más vegetales y más palmetas. Al entrar, nos recibe una gigantografía de un techo decorado con las susodichas, y ahí uno se da cuenta de qué está mirando y porqué está expuesto. Esta es la primera vez que esta colección de acroteras se expone en este lado del charco y ojalá se repita en muchos otros. Son elementos que uno desearía encontrar curioseando por San Telmo, esos hallazgos simpáticos que después de investigar un poquito, vienen con carga.

Si vieron fotos o dibujos de antiguos templos griegos no les costará ubicarlas. Pero las expuestas, como ya dije; son del siglo XIX (algunas de principios del XX hay también)… ¿por qué vuelven las acróteras? Pues no olvidemos que los griegos estuvieron sometidos al imperio Otomano hasta, “coincidentemente” 1829. No que Grecia se liberara del todo de estar dominada, ya que su independencia se declaró bajo la “protección” de Gran Bretaña, Francia y Rusia. Pero no importa, para el momento era una buena noticia: ¡no más otomanos! Era hora de volver a las raíces.

Templo de Zeus, dibujo

Era hora de recuperar la idiosincracia; y cómo hacerlo mejor que tomando los elementos de ese pasado gigante y adueñándose de él. Lejos estaban de Pericles y Policleto los griegos del siglo XIX, pero aún así, pretendían estar más cerca de ellos que de los otomanos.

Bien por ellos, por Tsitouras (arquitecto ateniense , restaurador, coleccionista), dueño de esta colección; y por el museo, que nos trae estos “recordatorios” tan hermosos.

PD: Querría llamar la atención del señor alberto Bellucci, buen director del museo, y decirle que, aparentemente, acroteras se escribe sin tilde. Supongo que están aceptadas ambas acepciones, pero si busco la palabra en la RAE para ver si existe para chequear en un juego de scrabble, la encontraría sin tilde… :)

Pueden chequear la muestra hasta octubre en el Museo Nacional de Arte Decorativo: Av. del Libertador 1902, Buenos aires; de martes a domingos de 14.00 a 19.00 h.

Quiero agradecer especialmente a Florestán por prestarme las imágenes que ven aquí.

About these ads

Acerca de Ana:

Una nerdi que nunca fue a la Biblioteca Nacional que queda a quince cuadras de su casa pero iba a la Nacional de Madrid que quedaba a una hora y pico entre subte y colectivo; y en la que se internaba por horas con un recreo en el medio para saborear un rico café con un pepito cubierto de chocolate…

Publicado el agosto 31, 2011 en Arquitectura, Arte, Arte clásico, Arte decorativo, Buenos Aires, Historia y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Me hace ilusión que hayas utilizado mis fotos , que hice en Atenas , para ilustrar tu interesante blog.
    Saludos desde Barcelona .

    Florestán

    http://florestanbcn.blogspot.com/2010/12/las-acroteras.html

  2. Gracias Ana, por tu gentileza.
    Enhorabuena por tu blog

    Florestán

  3. La verda dpor lo que veo sabes mucho de arte, el arte es una expresion humana de los sentimientos. Creo que tus sentimientos estan muy bien atinados. Te mando saludos desde Uruguay, Gerardo Bentos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: